la conjura de los necios

por | |

Una vez un tipo me dijo que el nacimiento de un genio generaba un signo evidente. Todos los necios se conjuraban contra el. El tipo era Jonathan Swift y me lo dijo una noche de verano a la luz de la luna. También se lo dijo a millones de personas más en circunstancias, lugares y momentos diferentes. Después vino John Kennedy O`Toole y lo hizo novela en la épica de Ignatius Reilly, un pantagruélico, patético y desagradable outsider que andaba por la vida leyendo a Boecio, peleándose con autobuses y académicos y tomando océanos de Drs. Nuts. La novela termina con Ignatius partiendo con destino incierto y Kennedy O´Toole se suicidó y se murió pobre y desconocido como era de esperar

Había otro tipo una vez que parece que enseñaba economía en una facultad de derecho de Santa Fe. Le decían el “Gallego de Córdoba” . Español claro era el tipo y con ese acento español y a caballo de su locura parecía la encarnación del Quijote y nos descerrajaba frases, sentencias y erudiciones como con una metrayeta. Fue el tipo que mejor nos describió a todos. El tipo decía por ejemplo “Que boludos que son los boludos, un boludo de clase media se rompe el orto laburando 6 días a la semana 18 horas por día para comprarse un cero kilómetro y cuando lo logra que hace el domingo? Se va a pasear con el auto y su familia? No, saben lo que hace ese boludo los domingos con el auto después de romperse el orto toda la semana?,pues lo lava!!, el hijo de puta lo lava!” . Que cabrón que era ese gallego y se murió loco y pobre como era de esperar.

Había un tipo que andaba con un aerosol decorando con poemas y graffitis las paredes de la ciudad. Durante el proceso no lo hicieron desaparecer, lo metieron a un loquero y batieron el record mundial de electroshocks con el tipo. Ese tipo se llamaba Tito Mufarregue. Fue candidato a presidente y lo votamos todos y después nos comimos un asado todos los que lo habíamos votado para festejar el triunfo que nadie supo porque fue una votación no oficial. La familia del tipo era de abolengo, el hermano era médico ( el mismo lo había internado), pero el tipo andaba con un aerosol y un cuadernito y una lapicera viviendo quien sabe de que y dejándonos algunos de los mejores poemas que hemos leído. No supimos más de el. Se habrá muerto loco y pobre y solo como era de esperar?.

Que asunto este de la normalidad no? A nosotros no nos gusta mucho la normalidad, nosotros abdicamos de la normalidad y nos rebelamos modestamente contra la normalidad no lavando el auto los fines de semana. Seguramente usted que lee estas lineas, a su manera, en el pequeño o gran espacio que le deja el corsét que todos nos ponemos o nos encajan, intenta ser lo mas anormal posibles y quizas le salga bastante bien.

Porque todos tenemos un poco de Ignatius Reilly y dígame lector/a si no le parece, muy de vez en cuando, que todos los necios se conjuran contra usted.

1 comentarios:

un demente que da vueltas

'Felicitaciones sres., fue peor el remedio que la enfermedad'

Hernest Hemingway, sobre la terapia de electroshock.

Yo creo que en lo que comentás en esta entrada hay un nivel de debate mucho más serio y triste. ¿Qué pasó con la antisiquiatría, ese movimiento sesentista que nos proponía que la locura no era individualizable, sino más bien una coordinadora social de discursos? ¿Para qué sirve la internación? Este terror por lo 'loco' paraliza la investigación, las artes y la política. Como decía el enemigo de James Bond en 'El mañana nunca muere': 'La fina raya que separa la genialidad de la locura es el éxito'.

Sí, la conjura de los necios es el hecho de saber que ciertos caminos no son 'aceptables', ciertas tramas no son aptas de ser escritas, etc. Ese temor nebulósico - indeterminado - y concreto - cruel y feroz -, ¿no nos paraliza mucho más de lo que creemos?